4 de noviembre de 2014

Reseñando... Mentes Poderosas (Mentes Poderosas #1) de Alexandra Bracken

¿Como os va la vida, dimensionistas
A mi me va de fábula porque... ¡Ya somos 12 pequeños dimensionistas!  A algunos esto les parecería poco (porque técnicamente es poco) pero a mi me emociona. Con que, como estoy tan feliz, aquí llega una nueva reseña.

MENTES PODEROSAS
ALEXANDRA BRACKEN (Bracken me suena a brackets. Me moría por decirlo).


DATOS
Título: Mentes Poderosas (Mentes Poderosas #1)
Título Original: The Darkest Minds (The darkest minds #1)
Autor: Alexandra Bracken
Editorial: Molino
Nº de páginas: 528


SINOPSIS

Cuando Ruby despierta en su décimo cumpleaños, algo en ella ha cambiado. Algo lo suficientemente alarmante como para que sus padres la encierren en el garaje y llamen inmediatamente a la policía buscando ayuda. Ha sucedido. Un fenómeno inexplicable le ha arrancado de la vida que siempre ha conocido, y la ha repudiado a Thurmond, el escalofriante campo de rehabilitación del gobierno donde se destinan a los supervivientes. Ruby no ha sucumbido a la misteriosa enfermedad que ha aniquilado a la mayoría de niños de Estados Unidos, pero ella y lo demás prisioneros se han convertido en algo mucho peor: porque han desarrollado poderosas habilidades mentales que no pueden controlar.

OPINIÓNPERSONAL

Ha estado bien... Vale, ha estado genial, lo admito. Enserio, me ha gustado mucho.
En realidad ya hace como unos dos meses que me lo he leído, pero como molo y como soy la pera limonera, la reseña va a salir aquí y ahora, porque lo digo yo.
Desde el principio me llamó la atención el argumento, no sé, a mi punto de vista sonaba prometedor. Y tenía razón. No sé si ha sido porque no tenía ni expectativas positivas ni negativas acerca de este libro, pero me ha encantado.
El argumento de esta historia es fresco y original, y me ha enganchado totalmente; no he podido separarme del libro en ningún momento, es adictivo y rápido de leer.

Bien, en el mundo supuestamente "distópico" que nos presenta Alexandra Bracken (en ningún momento me ha parecido una historia relamente distópica; me refiero, cuando lees esto no te viene a la mente Divergente o Los juegos del hambre. Sí, la tierra no está en su mejor momento económico, pero me ha parecido que sólo se les ha ido un poco de las manos al gobierno. Además, no están en un futuro muy lejano, ¿4, 5 años?) ha estallado una enfermedad a la que llaman ENIAA: enfermedad neurodegenerativa idiopática aguda en adolescentes (me ha costado un montón escribir eso, por favor no me hagáis repetirlo) que sólo afecta a los niños de entre cinco a quince años. Esta enfermedad los mata a la mayoría, y eso preocupa a la sociedad ya que casi todos los niños están muriéndose, pero lo que realmente les preocupa son los niños que sobreviven a esta enfermedad porque éstos desarrollan ciertos poderes mentales.
Nunca les habían dado miedo los niños que pudieran morir ni los espacios vacíos que pudieran dejar tras ellos. Lo que les daba miedo éramos nosotros: los que habíamos salido vivos de aquello. 
Las mentes poderosas tienden a esconderse detrás de las caras menos probables. 
El presidente decide que son monstruos y manda una orden para que los soldados se lleven a absolutamente todos los niños del país a "campamentos" donde se supone que van a "reformarlos". 
Nuestra protagonista, Ruby, lleva seis años metida en ese campamento (muy deprimente, ya lo sé) después de que sus padres la mandaran allí en su décimo cumpleaños.
En esos campamentos dividen a los niños en diferentes grupos que se distinguen en colores para poder diferenciarlos:
Los Verdes: Los verdes son chicos que han desarrollado memoria fotográfica gracias a la ENIAA. Son muy buenos en números, acertijos, letras, etc. 
  
Los Azules: Son los que tienen poderes telepáticos y son capaces de mover cosas con la mente.
 
Los Amarillos: Ellos son capaces de alterar las cosas a su paso con sólo tocarlas: incendiar cosas, hacerlas estallar, etc. 
 
Los Naranjas: Los naranjas (realmente espeluznantes) son chicos que pueden meterse en tu mente, leerla, imponer imágenes, deseos. Vamos, que te controlan a full
 
Y finalmente Los Rojos, los más peligrosos de todos. 
Ruby es una Naranja (no, no es ningún spoiler), pero para no correr peligro en el campamento Thumord, un campamento en el que, por cierto, ya se corre peligro de por si, se hizo pasar por una verde ya que a los Naranjas y a los Rojos los eliminaron a casi todos por ser demasiado peligrosos e incontrolables.
Ruby, como personaje, me ha gustado mucho. He visto una evolución en ella y me ha gustado su manera de ver las cosas y de pensar. Al principio del libro, en el campamento, ella era como miedosa y cobarde; no se atrevía a hacer nada por salir de allí, ni por joder a los soldados (como los odio a esos), ni nada. Era como si se hubiera resignado a permanecer allí encerrada con todas esas personas maltratándola, diciéndole que debía hacer, que no, controlando su vida al máximo. Vamos, que ni siquiera les dejaban hablar.
Por mucho que te digan cosas horribles, por mucho daño que te hagan, nunca contraatacas... y lo sé, Ruby, lo sé, eres así, pero a veces me pregunto si algo te importa. ¿Porqué jamás plantas cara, aunque sea solo por una vez?  
Bueno, toda esa fase de tengo-miedo-no-sé-que-hacer se acabó en cuanto puso un pie fuera de Thumord por circunstancias que no puedo contar. De todas maneras, cuando sale es cuando se desarrolla la verdadera acción, cuando da el cambio, cuando se vuelve valiente y comienza a querer proteger a los que quiere, y cuando nos encontramos con... Tachán, tachán... ¡Liam Stewart! Um, ¿qué?, ¿qué falta alguien? Ah, claro, me olvidaba, ejem... Chubs (sí, Chubs, ¿qué pasa? Dejad al pobre hombre) y Suzume.
Me gustó mucho la manera en que chocaron todos estos, y bueno, de todas maneras, estos se van a convertir en su... ¿familia? Bueno, todos menos Liam, que va a ser algo más...
Seré sincera, amo a Liam. Es supermono. 
¿Sabes que... me haces tan feliz que incluso me olvido de respirar?  
Awwwww. ¿No es eso supermono?
La autora se ha currado bien a sus personajes, porque todos me gustan: Ruby, Liam y Chubs... Chubs es Chubs. Me ha caído muy bien, incluso al principio, cuando estaba todo gruñón e irritable y sentía odio hacia Ruby por cuestiones que no revelaré. Él es un chico listo (con gafas y todo, ¡ueee!), racional, y un poco solitario, ¿no? Él siempre ha tenido claros sus objetivos. Es el personaje que más me ha llegado, mi favorito.
Por otra parte, también tenemos a la pequeña Suzume, la niña que es mona monísima a más no poder. Me encantaría toparme con alguien así: pequeño, listo, miesterioso, poderoso...

Vale, desde que estos cuatro chicos se encuentran es como que viven la vida de una manera frenética; escapando de los que les persiguen, intentando llegar a casa o a cualquier lugar donde estén a salvo, buscando respuestas...
Quizá no hayan pasado tantas cosas como me hubieran gustado pero... que le vamos a hacer, no podía ser del todo perfecto.
Personalmente, creo que esta novela tiene lo que a mi me gusta en novelas así: un buen argumento que explotar, una acción que se desarrolla bien, unos personajes fuertes y consistentes y un romance de los que hacen suspirar. En ningún momento me pareció que Ruby o Liam estuvieran siendo demasiado empalagosos, creo que las escenas románticas fueron las justas, aunque allá casi al final del libro fue como si se hubieran olvidado un poco de Lee, y no sé, era como ¿Y qué pasa con Lee? 
Creo que la historia ha sido muy bien llevada, y los personajes también. La manera en que Alexandra narra simplemente lo clava; cuando quiere que haya tensión, la siento tanto que no puedo dejar de morderme las uñas y preguntarme ¿Qué va a pasar ahora?
Y ahora que más o menos lo he terminado todo, puedo decir con total libertad que odié a Clancy. ¡Lo odié en lo más profundo de mi corazón! ¡Allá donde estés, oh, Clancy Gray, yo te maldigo!
Esque en ningún momento me fié ni un pelo de él. Era demasiado perfecto. Demasiado carismático. Demasiado guapo. ¡Demasiado todo!
Siempre que lo leía, estaba más o menos así: 


Esque. Odio. A. Clancy. Gray.
Y el final... qué decir de semejante final...


No sé como han podido hacerme esto. Es que... ¿cómo han podido?, ¿cómo me han dejado así? Por suerte ya me he leído Nunca Olvidan, de la que creo pronto traeré la reseña.

PUNTUACIÓNFINAL
Ha valido mucho la pena y espero que os animéis a leerlo.
¡4,5/5!
by Sunshine: NARANJA.
(o AZUL.)

1 comentario:

  1. Vale, cada reseña que leo augmenta un libro más en mi wishlist!

    ResponderEliminar